18 de agosto de 2009

Humildad

Cuando yo escribo se abren los cielos

reinvento las formas de la naturaleza

a mi antojo se desplazan nubes y mares,

constelaciones completas se rinden

mi pluma, es dictamen de autoridad y total fervor;

cierro los ojos e imagino las cosas erradas

las enumero, por su nivel de aberración

por ese horrendo perfume que destilan

y las elimino de la existencia, así nomás

creando orden y armonía en este mundo errado

donde mi palabra será Ley por siempre.

Cuando escribo, no hay ojos que puedan diferir

mis palabras, las traje conmigo en un lenguaje celestial

tan antiguo e importante como yo,

envueltas en esa seda blanca traslucida que me cubre

porque soy un poeta venido del cielo

mi Padre, es el Señor de todo lo creado

poniendo en mi la opción de separar,

cambiar y señalar todo lo contradictorio

de un mundo con palabras incongruentes

por no ser como las mías.


A.W.

09



2 comentarios:

Anadell dijo...

Me parecia que estaba leyendo otra persona no a ti... bueno kisas cosas mias...

un saludo

Volcano dijo...

Que chulo, me gusto y la imagen esta muy cool.