30 de octubre de 2012

Deducciones

Las palabras
se pierden,
buscan cobijo
acercándose al fuego;
evitan los temblores
sin mirar a los ojos.

Las personas
son vacías
se escriben distinto
marcan las horas
sin traer respuestas,
llegando siempre tarde.

Las palabras
nacen de personas
buscando cobijo,
marcando horas vacías;
llegando tan tarde
a mirar a los ojos.

W.