8 de febrero de 2012

Luis Alberto Spinetta.

Hoy, algo de ese inicio cálido de mi vida en la música y las letras se acaba de ir. Que tristeza con el Flaco, ese Maestro que a muchos, desde hace tanto, nos marcó con su mágica dulzura. No logro decir mucho, sino que se siente un dolor como el que pierde un padre, un confidente, un amigo que jamás miré a los ojos.


Otro sueño que se queda a la espera de que quizás, si alguna vez logro hacer la mitad del bien que hizo el Flaco, podamos encontrarnos dondequiera que esté. 


Adiós, Luís Alberto; maestro, luz y guía. Adiós Flaco. 


Fuerza a la familia Spinetta!